NUESTRA NOCHE EN TORRES DEL PAINE

Por Andrea R., de @viajar_a_duo | Mar. 28, 2018 | Blog | Diario de Viaje |

El viento soplaba sin misericordia. Nuestra carpa se movía frenéticamente en medio de la oscuridad.

– ¿Estás seguro de que no se vuela esta cosa? – pregunté a mi esposo entre risas y nervio.

– Nooo, duerme no más.

Cerré los ojos intentando conciliar el sueño, cuando una nueva ráfaga atacó nuestro alojamiento provisorio.

¡Ouch!

– ¿Qué pasó? – Sentía que Sebastián estaba buscando la linterna para ver la causa de mi quejido.

– No te preocupes… – lo tranquilicé – Solo que se cayó la lámpara de la carpa sobre mis piernas.

En efecto, la linterna de nuestro “inmobiliario” se había soltado producto del movimiento. Miré la hora: eran las 4 de la mañana. Afuera, se sentía cómo la lluvia comenzaba a caer.

NocheTP05.jpg

Estos fueron los últimos rayos de sol que vimos antes de que se nublara completamente.


LLEGADA AL CAMPING CENTRAL

El día anterior habíamos tenido una experiencia increíble recorriendo el parque nacional Torres del Paine, en un full day tour que describimos ACÁ. La idea era que nos dejaran por la Portería Laguna Amarga, para tomar un minibús de acercamiento que nos dejara en lo que sería nuestro lugar de alojamiento, el Camping Central (llamado también en algunos lugares como Camping Las Torres), que queda a 250 metros del Refugio Torre Central. Este lugar es estratégico para quienes desean realizar el trekking hacia la Base Torres, como era nuestro caso, o iniciar el circuito W.

NocheTPMAPA1.jpg

Nuestro trayecto, de derecha (este) a izq. (oeste): a) Portería “Laguna Amarga”; b) destacado en fucsia, Refugio Torre Central y Camping Central (acá lo ponen como Las Torres), y c) lo que sería nuestro destino, el Mirador Base Torres (Fuente de mapa y foto inicial: Fantástico Sur).

La opción más económica hubiera sido llevar nuestro propio equipo para acampar, pero (1) no teníamos ese equipo; (2) no acampamos mucho como para invertir en ello; (3) aunque nos hubiéramos conseguido los implementos en Santiago, no queríamos llevar sobrepeso en el avión; (4) aunque nos los hubiéramos conseguido en Puerto Natales, no nos atrevíamos a practicar el armado de la carpa con el viento magallánico, y (5) no queríamos andar con muchas cosas durante esos días por tiempo y comodidad. Ahora, si para ustedes esos no son impedimentos, recuerden que de todas formas ahora es obligatorio reservar tanto en los campamentos como en los refugios de montaña.

Nosotros habíamos reservado con tres meses de anticipación (de hecho, el refugio para ese entonces ya estaba agotado) en la página de Fantástico Sur, que gestiona esos alojamientos en el Sector Central, un Camping con Plataforma Premium para dos personas, lo que significaba que la reserva incluía la carpa, la cual estaba armada sobre una plataforma, con dos sacos de dormir con sus respectivos aislantes. Si hubiéramos llevado nuestro propio equipo, habríamos tenido que reservar en ese mismo sitio web un Camping Sitio Suelo, teniendo la opción de arrendar por separado alguno de los implementos que nos hubiera faltado.

NocheTP02

Vista del Hotel Las Torres Patagonia, cercano a nuestro alojamiento: para quienes desean una opción más VIP en este sector.

Una vez que terminó el full day tour, los chicos de W Circuit Patagonia se compadecieron de nosotros y nos fueron a dejar muy cerca del campamento, evitándonos la espera del minibús en la Portería Laguna Amarga. Así, solo tuvimos que dejar nuestras cosas en el interior de la carpa una vez que chequeamos nuestra llegada en una pequeña caseta que estaba junto al camping. Ojo que deben llevar impresa su reserva para poder hacer este trámite.

HORA DE COMER

Al momento de hacer la reserva, además, incluimos la opción de Fullboard, lo que quería decir que -aparte de poder optar a toallas, jabón y shampoo-  todos los alimentos estaban incluidos: desayuno, almuerzo (que era un box lunch para llevar a la excursión) y cena. Tanto el primero como el último se efectuaban en el Refugio Torre Central en horarios que ellos mismos entregaban al momento de hacer el check-in.

BANNER-GENERICO-ESP-468X60PX
Como terminamos tipo 6 de la tarde el full day tour ese lunes, tras chequear nuestra llegada, dejar nuestras pertenencias y descansar un poco, estábamos listos para la cena. Dejamos nuestros celulares cargando en la recepción del refugio y nos dirigimos al comedor, donde nos encontramos con dos chilenas, que se aprestaban a hacer el circuito W.

– No se olviden de pedir el pisquito sour – nos dijeron – Viene incluido.

Pese a que en nuestra hoja de confirmación de la reserva no aparecía aquella invitación beoda, como sí aparecía en la de ellas, decidimos preguntar si es que podíamos optar a ese beneficio y –oh, sorpresa- el trago venía efectivamente de cortesía. Top.

emma2_giphy

Reacción clásica a favor del pisco sour.

Cuando llegó nuestro turno para la cena, nos hicieron pasar a una mesa larga tipo Té Club, donde pudimos compartir con viajeros de todas las edades y de diferentes partes del mundo, muchos de los cuales venían de recorrer otras partes de Sudamérica, queriendo terminar con broche de oro en las Torres. Todo acompañado del famoso pisco sour y una cena que nos sorprendió por su calidad. Porque, siendo honestos, no le teníamos fe a la comida. Pero se notaba un esfuerzo por darle un toque gourmet a cada uno de los platos, partiendo por la crema de la entrada, siguiendo por el fondo y terminando con el postre.

NOCHE MOVIDA

Para ese entonces, ya se comentaba que el clima esperado para el día siguiente no era el de los mejores, que comenzaría a llover durante la noche, y que era poco probable que la situación mejorara. Tratamos de no prestar oído a los comentarios para no desmotivarnos, y al sonido de “Like a Stone” de Audioslave, que guitarreaban en una carpa vecina, nos quedamos dormidos.

¡Ouch!

4 am: la lluvia comenzaba a hacerse sentir. Rápidamente chequeé que nada se estuviera mojando, pero todo se mantenía seco y bien aferrado al suelo. De hecho, hasta tenía un poco de calor (lo que para alguien friolenta como yo siempre es un logro). En ese momento agradecí que la carpa hubiera estado armada por gente que se manejaba en el asunto y no por inexpertos como nosotros, teniendo en cuenta la fuerza del viento.

– Trata de volver a dormirte – me susurró Sebastián- Mira que tenemos mucho que caminar mañana.

Volví a cerrar los ojos. El rugido del viento era cada vez más potente, pero el cansancio fue más fuerte y mi mente logró desconectarse… Era un hecho: solo faltaba solo un par de horas para la gran aventura.

NocheTP01

Ellas nos esperaban.

DATOS DE INTERÉS

– Existen dos rutas de trekking principales en Torres del Paine: la W y la O (Circuito Grande). Nosotros hicimos una rayita de la W, ya que Base Torres está incluida en este circuito.

– Para realizar estas rutas es necesario pernoctar dentro del parque nacional. Los alojamientos allí son gestionados por:

CONAF: Campamentos Paso e Italiano (el Campamento Torres estará cerrado en la temporada 2017 – 2018). Son gratuitos y tienen los servicios básicos (espacio de carpa, baño y cobertizo para cocinar).

Vértice Patagonia: cuenta con 3 refugios y 4 camping ubicados en puntos estratégicos del parque. Son pagados.

Fantástico Sur: cuenta con 4 refugios, 5 campamentos, el Domo Francés y las cabañas Los Cuernos. Son pagados.
Una noche en Camping Central con Plataforma Premium para dos personas en temporada alta y con fullboard incluido: CLP: $136.000.

Alojamientos

Fuente: Conaf

En los tres se debe reservar con bastante antelación en sus respectivos sitios web, fijándose en las fechas de cierre de temporada. Si no hacen la reserva, no podrán alojar dentro del parque nacional. Y recuerden llevar la confirmación impresa y en su teléfono, por cualquier cosa. Ah, y disfrutar cada momento, claro 😉

¿Les gustó este artículo? Entonces recuerden darle Like y, si lo desean, compartirlo con quienes aman viajar 😀 Los invitamos a seguirnos en el blog y en nuestras redes sociales, para estar al tanto de las novedades. ¡Saludos, viajeros! ¡Nos leemos pronto!

6 comentarios en “NUESTRA NOCHE EN TORRES DEL PAINE

  1. Mimi Claros dijo:

    Me encantó el relato… muy ameno.
    Con estas descripciones es muy
    fácil imaginar las diferentes
    aventuras divertidas que vivieron.
    Sigan contandonos más… estaré
    pendiente… ¡¡éxito!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s