5 lugares que deben visitar en San Pedro de Atacama

Por Andrea R., de @viajar_a_duo | Dic. 28, 2017 | Blog |

Siempre lo hemos reconocido: somos fanáticos del sur de Chile. Algo hay en ese verde intenso, ese olor a tierra húmeda luego de una lluvia torrencial, que coquetea con nuestros corazones cada vez que regresamos a alguno de los bellos lagos que abundan en esa zona. Pero ya era hora. Debíamos darle al norte chileno una oportunidad. Era necesario mirar, oír, tocar, probar y oler su encanto con el alma adulta. Y así fue como comenzó a gestarse este viaje, este recorrido resistido por tanto tiempo, que superaría nuestras expectativas y tocaría nuestras emociones. Así comenzó nuestra aventura por San Pedro de Atacama.

Si Chile es uno de los destinos imperdibles para el año 2018, según la guía Lonely Planet, es en parte gracias a este paraíso astronómico ubicado en la provincia de El Loa, en la región de Antofagasta. Dueña orgullosa de uno de los cielos más limpios e impresionantes que hemos visto, esta localidad ubicada a unos 100 kilómetros al este de Calama emociona con sus contrastes, y con su flora y fauna aún libre de tanta intervención humana.

Fueron muchos los momentos especiales en los cuatro días que estuvimos paseando por las calles empolvadas de su pueblo y deleitándonos de la belleza de sus alrededores. Cuatro días que ojalá no hubieran terminado, porque nos quedó mucho por conocer. Y, si bien fuimos a algunos de los lugares más populares de esta comuna chilena, sentimos que se necesita al menos una semana para explorarla como se merece. Mientras, acá va nuestro Top 5 de los imperdibles de la zona.

Si quieren saber cómo llegar a este oasis en medio del desierto más árido del mundo, pueden ir a ESTA ENTRADA. Si desean tener datos de alojamiento, pueden encontrarlos ACÁ.

1.- Piedras Rojas*

A más de 4 mil metros de altura sobre el nivel del mar, en plena Cordillera de Los Andes, se encuentra uno de los lugares más hermosos que hemos conocido. Algunos lo llaman el Caribe en medio del desierto, por el color verde esmeralda de su laguna. Pero hasta ahí queda todo parecido. Porque la concentración de sal en esta (que puede echar a perder hasta el mejor zapato), el viento que no deja peinado a salvo y el frío que puede llegar a haber en algunos momentos suelen recordar que se está muy lejos de esa región.

04_SP3

Como pintado al óleo.

En realidad, lo que hace especial al Salar de Talar (o Salar de Aguas Calientes, como le llaman algunos también) son sus contrastes, partiendo por el tono rojizo de las rocas en el suelo, producto de la oxidación del hierro que hay en el lugar (no por nada se le conoce como Piedras Rojas), los trazos de marrón grisáceo que acarician la Cordillera y el rosa de los flamencos que pasean plácidamente en medio de la laguna bajo el límpido cielo azul. Impresionante.

03_SP3

La belleza del contraste.

Cómo llegar: Ubicado a 160 kilómetros de San Pedro de Atacama, es posible acceder al lugar tomando un tour de día completo con alguna de las innumerables agencias que hay en el pueblo. Nosotros lo hicimos con Whipala Expedition (con el guía Rodrigo Rozas), en un excelente paseo donde fueron incluidas también las lagunas Miscanti y Miñiques, entre otros destinos.

También es posible llegar por cuenta propia arrendando un vehículo y enfilando hacia el sureste, por la Ruta 23, siguiendo primero las señalizaciones hacia Paso Sico (paso fronterizo con Argentina) y luego hacia Aguas Calientes. En su trayecto pasarán por el pueblo de Socaire, lugar que muchas agencias escogen para ir a almorzar. De acuerdo a este sitio, si tienen Google Maps pueden anotar las coordenadas (-23.884403, -67.760288), de lo contrario, siempre pueden seguir alguna van de los tour que se dirigen hacia allá xD El camino está en buenas condiciones (si bien una parte es de ripio) y no se necesita 4×4.

(La entrada a este bello lugar permanece bloqueada por la comunidad indígena de Socaire desde principios de 2018, dada la imprudencia de algunos turistas… una lástima).

2.- Lagunas Miscanti y Miñiques

A 90 kilómetros de San Pedro, en la Reserva Nacional Los Flamencos, se ubican estos depósitos naturales de agua rodeados de relieves montañosos y volcanes, que impresionan por su color azul profundo que llama a la paz en medio de la aridez de su entorno, pese al viento ensordecedor.

Con caminos claramente demarcados, que cualquier viajero consciente no dudaría en respetar, este escenario de la naturaleza impacta por su belleza aún indómita. Si bien también se encuentra a más de 4 mil metros de altura (solo un poco más baja que la de Piedras Rojas), es posible enfrentar dignamente cualquier malestar tomando las precauciones necesarias (en nuestro caso, con la ayuda de un poco de rica-rica, una hierba medicinal que nos limpió hasta el cerebro).

06_SP3

¿Un poco de rica-rica?

Dato aparte el camino hacia este lugar. En nuestro trayecto conocimos el pueblito de Toconao (“Lugar de Piedras” en el antiguo idioma kunza que hablaban los likan-antai o atacameños en el altiplano), la hermosa laguna Chaxa invadida de flamencos, y nos topamos con suelos alfombrados de lupinos azulados que estaban en todo su esplendor, además de vicuñas que posaban ante la cámara si uno respetaba su espacio, llenas de gracia y elegancia. Sin duda, para volver.

05_SP3

Flamencos felices en la Laguna Chaxa

Cómo llegar: se puede hacer un tour con agencia, que dura normalmente mediodía (en nuestro caso, el tour con Whipala Expedition incluyó también Piedras Rojas y por eso fue full-day) o por cuenta propia en vehículo. De ser esta última la opción escogida, deben seguir la misma ruta mencionada anteriormente hasta Socaire (23CH). Una vez allí, deben tomar un desvío hacia las Lagunas Miscanti y Miñiques.

Precio entrada
Lagunas Miscanti y Miñiques: CLP$3.000
Laguna Chaxa: CLP$2.500

3.- Géiseres del Tatio

Sacrificio. Sin duda requiere sacrificio levantarse a las 3:30 de la mañana para realizar este tour. Pero lo vale. Ver las columnas de agua y vapor que emergen desde las profundidades de la tierra, llegando a alturas de hasta siete metros es todo un espectáculo. Un fenómeno que tiene su máxima expresión entre las 6 y las 7 horas de la mañana. De ahí la necesidad de madrugar.

10_SP3

Al que madruga…

Del kunza “tata-iu”, que significa “el abuelo que llora”, El Tatio es el campo geotermal más alto del mundo, ya que está a  4.321 metros sobre el nivel del mar, además de ser el tercero más grande del planeta, solo superado por Yellowstone (EEUU) y Dolina Giezerow (Rusia).

No olviden ir bien abrigados si no quieren congelarse, ya que las temperaturas pueden superar los -10°C. Una vez en el lugar, resulta fundamental seguir los senderos que se han marcado y las instrucciones del guía, ya que un accidente puede resultar ser fatal, teniendo en cuenta que la temperatura de los géiseres puede alcanzar los 85°C. Y aún si uno de ellos pareciera inofensivo, no hay que descuidarse… no por nada a uno de estos últimos se le llama el Asesino. Y ojo que la piscina termal está cerrada.

11_SP3

La fuerza de la naturaleza.

Cómo llegar: Existen numerosas agencias que ofrecen este tour. Como la mejor hora para ir es de madrugada y, por ende, está oscuro, sugerimos pagar por uno, ya que el camino está lleno de curvas y el ahorro finalmente puede costar caro.

Precio entrada
Chilenos: CLP$7.000
Extranjeros: CLP$10.000

4.- Valle de la Luna

No se trata de otro planeta, pero a veces lo pareciera. Y es que este santuario de la naturaleza ubicado en plena Cordillera de la Sal posee formaciones geológicas de diversas texturas y matices que no parecen de este mundo. De hecho, su nombre se debe justamente al parecido que posee con la superficie lunar.

07_SP3

Paisajes de otro mundo.

Algunos de los lugares que se pueden visitar son las Cavernas de Sal, en donde es muy útil llevar una linterna pequeña (de lo contrario, la del celular igual sirve) y una mochila o bolso no muy aparatoso, ya que los senderos dentro de estas a veces pueden ser bastante estrechos; Los Vigilantes o Tres Marías, formaciones de piedra erosionada cuya forma es causada por la sal y el viento, y la Duna Mayor, que sorprende por su majestuosidad. Finalmente, y cuando el día ya esté en su ocaso, pueden ir al Mirador de Kari, lugar privilegiado para observar desde las alturas el Valle de la Luna, el cual, en la medida que el sol se esconde, parece más mágico y menos terrenal. Y aunque la famosa Piedra del Coyote esté cerrada, existen muchísimos rincones que permiten tomar buenas fotos y disfrutar al máximo la experiencia.

08_SP3

No éramos los únicos a dúo

Cómo llegar: en vehículo, por la Ruta 23, son unos 15 kilómetros de viaje bien señalizados. También pueden tomar un tour con alguna agencia, las que normalmente hacen el recorrido en la tarde, para culminar con la puesta de sol. Muchos optan también por rentar bicicleta en el pueblo para ir bien temprano o a partir de las 4 pm, evitando así el calor.

Precio entrada:
General: CLP$3.000
Adulto Mayor, Niño y Estudiante: CLP$2.500 (con Credencial)

5.- Pukará de Quitor

A 3 kilómetros al norte de San Pedro, se encuentra esta construcción preincaica que data del siglo XII. El monumento nacional en sí está en condiciones bastante precarias, no haciendo posible recorrerlo, por peligro de derrumbe. Solo se puede subir por un costado de las ruinas, para ver de cerca la estructura de piedra que recorre el cerro y que diera vida a esta fortaleza indígena.

¿Por qué vale la pena entonces? Primero, por el mirador que corona el circuito más largo (no olviden llevar mucha agua), que permite observar desde lo alto todo el pueblo de San Pedro y sus alrededores, llenos de matices. Y, segundo, por su acceso a la caverna, que viene precedida por esculturas que emergen de las rocas, muy llamativas.

09_SP3

Vista desde el mirador.

Cómo llegar: pueden rentar una bicicleta en el pueblo o hacerse los valientes como nosotros y caminar los aproximadamente 40 minutos que toma la ruta desde el centro. El camino es de tierra y va en paralelo al río San Pedro con dirección al norte, no presentando mayores dificultades. Se podría ir también en tour, pero por la cercanía y características del lugar se suele hacer de manera independiente. Y en vehículo, salvo que lo hayan rentado por varios días, puede resultar más costoso.

Precio entrada:
Chilenos: CLP$3.000
Extranjeros: CLP$5.000

13_SP3

Alguien te mira.

 

********

Al visualizar nuevamente las fotos y escribir sobre nuestras vivencias nortinas, no podemos menos que sonreír. ¡Cuánto nos estábamos perdiendo! Sin duda, San Pedro de Atacama es un lugar que no debe ser pasado por alto. Y ustedes, ¿se dejarán sorprender? VaD

¿Les gustó el artículo? Entonces pueden apoyarnos dándole like y, si lo desean, compartiéndolo en sus redes sociales ^_^  ¡Saludos, viajeros!

6 comentarios en “5 lugares que deben visitar en San Pedro de Atacama

  1. Mimi Claros dijo:

    Qué buen artículo…. me encanta el norte y creo que los datos que nos dan se hace mucho más fácil descubrir esos lugares remotos que describen. Lo tendre en cuenta para mi próximo destino.
    Gracias chicos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s