ALGARROBO: 5 PASEOS GRATUITOS PARA VISITAR A DÚO

Por Andrea R., de @viajar_a_duo | Sept. 25, 2017 | Blog |

Compartir ideas, preocupaciones, anécdotas del día a día, o simplemente compartir silencios. Caminar en pareja es una instancia que nos permite unir nuestros mundos en paralelo, descubrir cosas juntos y librarnos de la rutina que provoca una vida sedentaria frente al televisor. Este fin de semana pudimos experimentarlo en uno de nuestros rincones favoritos de Chile, y que está solo a hora y media de Santiago. Nos referimos a Algarrobo.

Este balneario, ubicado en el litoral central en la provincia de San Antonio, es un perfecto destino para quienes buscan escapar del ambiente fiestero de El Quisco, pero sin la desconexión total de Tunquén. Nuestros 5 paseos favoritos son accesibles por transporte público (el pasaje varía dependiendo de la distancia) y luego solo dependerá de nosotros y de lo que nuestras piernas nos permitan avanzar. Y lo mejor de todo es que son gratis.

1.- CUEVA DEL PIRATA

06a

De esas imágenes que quedan grabadas para siempre en la memoria.

Es uno de esos lugares que todo habitante de Algarrobo apunta como destino a conocer pero que, por fortuna, aún permanece resguardado del furor turístico. Y es que, si bien la playa donde está es pequeña y la cueva en sí no es la gran cosa, el sendero para llegar hasta allí, y que pasa en medio de los cerros, está rodeado de árboles y flores que alimentan la vista y hacen el recorrido un imperdible de la zona.

Para llegar, quienes vienen desde la altura del terminal en micro (buses interurbanos de color azul que vienen desde San Antonio y que se toman en el supermercado El Líder) deben enfilar hacia el norte y bajarse en el paradero que viene después de la rotonda de Mirasol, en la calle Buenos Aires, y caminar con dirección a la playa. Todo está señalizado. Al ingresar por una pequeña entrada, serán recibidos por unas paredes de mosaico, que darán paso a la vista, desde lo alto, de la playa. Para detenerse un momento y respirar.

06b1

Cruzar la pasarela de madera que lleva a la Cueva del Pirata nos permite tener contacto directo con la naturaleza.

El recorrido hacia la Cueva del Pirata implica bajar un cerro con mediana dificultad, pero con todo lo necesario para no caerse en el proceso. Ya casi llegando, hay una pasarela de madera que permite cruzar un humedal y disfrutar un poco más de nuestra flora.

Una vez en la playa, pueden aprovechar de relajarse, tomar sol, leer un libro, contemplar la casa barco que está en lo alto del cerro o simplemente mirar las olas golpetear la arena… y, por qué no, pegarse un guitarreo loco si tienen alma de rock star.

2.- EL CANELO/ EL CANELILLO Y SU BOSQUE

Estas playas hacia el sur de Algarrobo en sí son de las más bonitas de la zona, con su arena blanca, aguas color esmeralda y cerros habitados por pinos alrededor. Ambas están separadas por un roquerío natural y son aptas para el baño. Desde allí, además, se observan los islotes Pájaros Niños y Peñablanca, que han sido declarados santuarios de la naturaleza, ya que son sitios de nidificación de aves marinas, como es el caso del pingüino de Humboldt en el primero, que está en peligro de extinción.

03

Caminar a través del bosque para luego ver el mar color esmeralda es una experiencia que se debe repetir más de una vez.

Llegar hasta las playas de El Canelo y El Canelillo, cruzando el bosque de altos y delgados pinos, con vistas privilegiadas hacia el mar, y luego recorrerlas constituye un paseo fundamental para todo el que visite la zona. Si se va en la misma micro azul mencionada antes desde El Líder, hay que ir hacia el sur y bajarse en Bahía Mansa, para luego caminar unos 15 minutos hacia la costa.

01

Vista desde el bosque de playas El Canelo y El Canelillo. Al fondo a la izquierda, el islote Pájaros Niños, donde anida y se reproduce el pingüino de Humboldt.

Ojo que en verano estas playas se llenan, por lo que es recomendable llegar temprano, o, por qué no, visitarlo en temporada baja.

3.- HUMEDAL EL MEMBRILLO

02e

02c

02a

El humedal costero y su barra adyacente poseen más de 30 especies diferentes de flora, además de concentrar una gran cantidad de población de aves.

Alrededor de ese gran bastión que es San Alfonso del Mar, se encuentra este humedal costero que es la conjunción de los esteros El Membrillo y El Yugo, y donde se reúnen unas 70 especies de aves entre residentes, ocasionales y migratorias. Este paseo es ideal para quienes aman la naturaleza, ya que posee varias zonas de descanso donde uno se puede quedar pegado mirando a patos, garzas, gaviotas, queltehues y, si es que se tiene suerte, a algún coipo, un roedor acuático parecido al castor (al menos así nos pareció cuando lo vimos), que se encuentra en estado de conservación vulnerable.

02b

La laguna artificial de San Alfonso del Mar contiene 250 millones de litros de agua salada cristalina extraída directamente desde el mar.

 

Hacer este recorrido permite también hacerse una idea de las dimensiones de la laguna cristalina más grande del mundo hecha por el hombre, según el récord Guinness, que se encuentra en San Alfonso, y cuya extensión es de más de un kilómetro de largo.

Para llegar al Humedal El Membrillo, se puede tomar la misma micro interurbana desde El Líder hacia el norte, y bajarse en el paradero que da a la altura del puente San Gerónimo.

4.- PASEO PEATONAL ENTRE LAS CADENAS Y LA COFRADÍA

Un clásico de la niñez. El recorrido, que pasa por playas como El Pejerrey y San Pedro, no deja de traernos recuerdos noventeros, cuando las vacaciones eran en familia y el máximo “carrete” era jugar a los flipper o comer en El Hoyo… cuando el “rico cuchuflí barquillo” que anunciaba con su propia melodía cierto vendedor ambulante nos  hacía mirar a nuestros padres como gatito de Shrek y nos comprábamos pulseritas de cuero en las incipientes ferias artesanales que se abrían en verano… cuando la máxima pelea en vivo a la que teníamos acceso era a la que tenían gaviotas y pelícanos en la rústica caleta de pescadores…

La cosa ahora es diferente, mucho más moderna. La antigua caleta dio paso a una gran construcción de color azul donde se vende el pescado fresco, y donde ahora llegan también los lobos marinos a buscar comida. Varias de las típicas casas de piedra gris que bordeaban la avenida principal se han transformado en nuevas ferias artesanales, multiplicando la oferta de productos para el turista, o en cafeterías desde cuyas terrazas se puede ver la playa.

04

Los pelícanos también aprovechan de viajar a dúo en este lugar.

Sin embargo, Algarrobo no ha perdido su esencia. Aún existen los dos locales de flipper en Avenida Carlos Alessandri, si bien los juegos han evolucionado y ya pocos poseen esa ingenuidad de antaño. El Hoyo ha sabido reinventarse y ahora saca partido a sus años de tradición. Los churros, palmeras y cuchuflís siguen siendo los reyes de la playa, si bien ya se han instalado locales de jugo natural que han ganado terreno entre los visitantes.

Por todo lo anterior y mucho más, este paseo es un imperdible. Es cierto: es muy concurrido, sobre todo en verano, lo que puede agobiar un poco. Pero quien no pasa por este lugar al menos una vez, partiendo desde la playa Las Cadenas, punto de encuentro para muchos y por donde también pasa nuestra micro azul, no puede decir que conoce Algarrobo. Punto.

 

5.- COSTANERA DE ALGARROBO NORTE

 

05c1

Para llegar a la Costanera, es necesario bajar escaleras y caminar por un camino de tierra. Para quienes tienen problemas de movilidad es mejor ir en auto.

Y ya que hablamos de viajar a dúo, nada más romántico que caminar al atardecer por el borde costero de Algarrobo Norte, para ver la puesta de sol. Lo que nos encanta de este lugar, que parte de norte a sur desde el restaurante A Toda Costa hasta los edificios blancos estilo árabe de Bahía de Rosas, y al que se puede llegar en el bus interurbano, bajando cerca de calle Samuel Lillo, es que no es tan concurrido como el centro, por lo que permite caminar tranquilo y sin distracciones.

Y es que al no ser una playa apta para el baño, las familias suelen preferir otras opciones. Así, muchas veces pueden solo cerrar los ojos y escuchar las fuertes olas golpear la orilla. O pueden estar horas correteando el agua, hasta que la marea decida mojarlos y hacerlos gritar de frío y alegría. Así, uno vuelve a ser niño. Ese niño que en realidad nunca nos abandona, pero que a veces escondemos, y que es tan necesario para la vida. Sobre todo si es compartida. VaD.

05g

8 comentarios en “ALGARROBO: 5 PASEOS GRATUITOS PARA VISITAR A DÚO

  1. yaelcilla dijo:

    Wooooowww. No nos imaginábamos todo lo que había por hacer en esa zona! Se gradecen de todo corazón estos tips! Estaremos atentas a las próximas publicaciones! Besos a la distancia ☺️

    Me gusta

  2. Mimi Claros dijo:

    Excelente reportaje. Muestra de manera muy resumida y entretenida todo lo lindo que este hermoso balneario ofrece a sus visitantes. Sobre todo económico algo muy importante en estos tiempos… jeje.
    Me gustó también la fotografía que acompaña este reportaje. FELICITACIONES.
    Gracias por todos los datos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s