Capeando la tormenta: nuestra visita a Punta del Este y alrededores (Parte 2)

Por Andrea R., de @viajar_a_duo | Ago. 23, 2016 | Blog |

Punta del Este es una ciudad pequeña que puede ser recorrida a pie sin problema. Con lluvia, el paseo puede ser un poco más engorroso, pero no imposible. Aun así, pudimos visitar algunos de los puntos que teníamos anotados en nuestra libreta. Ya les dimos algunas sugerencias sobre qué hacer en los alrededores en el post anterior. En esta nota buscamos, a través del apartado “Expectativas”, darles a conocer las posibilidades que ofrece Punta si el tiempo los acompaña. ¡Esperamos que les sirvan!

05_Punta

Algo deteriorada, la escultura “El canto de las sirenas” marca el extremo más austral del Uruguay

Expectativa: tomar sol (hacer playa, como dicen los amigos trasandinos) en la Mansa y en la Brava

Las principales playas de la península son un reflejo de sus nombres. La playa Mansa, al oeste, está del lado del Río de la Plata, por lo que se mantiene protegida de los vientos y corrientes procedentes del Océano Atlántico. La playa Brava, en cambio, al ser oceánica, posee mayor oleaje. En verano, ambos lugares están repletos. Abril es un mes ideal si se quieren evitar multitudes y que te salga todo más barato. No es común que llueva torrencialmente, como nos ocurrió. Así con las excepciones…

Realidad

Alcanzamos justo a sacar en la Brava la foto con Los dedos del artista chileno Mario Irarrázabal, pero la idea de tomar sol tuvo que posponerse. De todos modos, los practicantes de body board aprovechaban cualquier claro para lanzarse al mar a practicar su deporte. Lo cierto es que el clima, a pesar de la tormenta, era muy agradable. Nosotros, con un paragua que parecía estropajo, igual nos hicimos los valientes y caminamos un poco por la costanera. La situación era cómica de por sí, por lo que la disfrutamos.

—————–

Expectativa: visitar la isla Gorriti

Esta isla del Río de la Plata, de menos de 2 kilómetros de largo por unos 700 metros en la parte más ancha, protege también a playa Mansa de los vientos, contribuyendo a la tranquilidad de sus aguas. Al ser pequeña, puede visitarse por el día para hacer un picnic o hacer un asado (hay lugares acondicionados para ello) y recorrerla.

No está permitido pasar allí la noche, por lo que conviene que, al comprar el boleto de ida en barco hacia la isla, en la taquilla del puerto de Punta del Este, consulten por el último horario de estos. Sale un barco cada media hora en cada sentido. Lleven cuanto necesiten desde tierra firme, ya que en la isla todo es más caro.

Realidad

El mar estaba picado. Ningún barco tenía permiso para cruzar hacia la isla, por lo que suspendimos esta actividad. Ante eso, decidimos ir a visitar el Museo del Mar, mencionado en el post anterior.

—————–

Expectativa: pasear por el puerto de Punta y sus alrededores

El también llamado Puerto Nuestra Señora de la Candelaria, es un puerto deportivo internacional ubicado en la confluencia del Río de la Plata y Océano Atlántico. Tiene un total de 490 amarras y un espacio en tierra para aproximadamente de 350 embarcaciones.

Realidad

¡Esto sí pudimos hacerlo! Aprovechamos que la lluvia disminuyó un poco su fuerza para recorrer el lugar. Las gaviotas seguían nuestros pasos y hasta algunos lobos marinos se asomaron para saludar a los turistas, al puro estilo valdiviano.

05_Puntab

Las gaviotas listas para hacer de las suyas en nuestro paso por el puerto

Siguiendo el recorrido, llegamos a Punta de la Salina, donde se unen el Río de la Plata y el Océano Atlántico. Allí están la  Plazoleta Gran Bretaña y el monumento “El Canto de las Sirenas”, una familia de sirenas esculpidas en piedra por la artista plástica argentina Lily Perkins que, si bien están algo deterioradas, no dejan de ser llamativas. Se accede fácilmente al lugar por la Rambla General Artigas y la Calle 2, y, si vienen en auto, tienen una zona para estacionar.

—————–

Expectativa: Comer rico y que no salga tan caro

Realidad

Encontramos dos lugares que nos gustaron por su ambiente y atención. De un precio razonable para Punta.

  • Tea for three: un sitio acogedor y tranquilo, de estilo retro, con opciones de comida para todas las horas del día. Tiene noches temáticas llamadas We Love!, en las que se puede disfrutar de un menú personalizado para la ocasión.

Sitio web: https://www.facebook.com/teaforthreepunta/
Dirección: San Francisco & Pascual Gattas, galerías Open Mall, Local 2. Detrás del parking trasero del Punta Shopping.

  • Capi: si te gusta la cerveza artesanal y los pad thai o mariscos a la parrilla, en un ambiente relajado y confortable, este es tu lugar. Está en una parte céntrica de la ciudad, por lo que es fácil desplazarse a pie hacia él.

Sitio web: https://www.facebook.com/capipde/
Dirección: Calle 27, 580 entre Gorlero y La 24

—————–

Expectativa: alojamiento Bueno, Bonito y Barato

Realidad

El Hotel Milano cumplió con lo que ofrecía y resistió bastante bien la tormenta. Si bien nuestro televisor se echó a perder con tanto trueno, al día siguiente ya lo habían reemplazado. La habitación estaba limpia, aunque igual tenía un poco de olor a humedad. El desayuno era rico y abundante, pero al estar solo dos noches no pudimos ver si era realmente variado. La ubicación era muy buena: muy cerca de la estación de buses, por lo que pudimos llegar a pie, y a distancia razonable de todos los puntos importantes de la península. Como opción económica y una estadía corta, estaba bien.

Sitio web: http://hotelmilanopunta.com/
Dirección: Calle 24 entre 28 y 29 

—————–

BONUS:

Existen buses culturales que recorren los principales sitios de interés de Punta del Este. Si bien a nosotros personalmente nos gusta más caminar, es bueno saber que se cuenta con esta alternativa.  Se llaman “+Punta”, son de color rosa y pasan cada 30 minutos.

El recorrido comienza en la Parada 3 de la Mansa, y pasa, entre otros puntos turísticos, por Los Dedos, el puente ondulante de La Barra, el museo Ralli, Punta Ballena, y Casa Pueblo. El costo aproximado hace algún tiempo era de US$20 por el día (pudiendo la persona bajarse hasta 6 veces), o sino de unos US$23 por 3 días con ascensos y descensos ilimitados.

Más información: https://www.facebook.com/codesabus/

 —————–

CONCLUSIÓN:

Claro, pudo ser un mejor viaje si hubiéramos cumplido todas nuestras expectativas. Pero viajar significa estar preparado para los inconvenientes. Es parte de la aventura. Si nos concentramos en los puntos positivos, como ocurrió en nuestro caso, el trayecto se vuelve una nueva experiencia de vida. Y eso es lo que vale…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s