Colonia: una joya incrustada en el pasado

Por Andrea R., de @viajar_a_duo | Jul. 22, 2016 | Blog |

Suspendida en el tiempo. Fusionando dos culturas que en su tiempo fueron antagonistas, pero que en la actualidad comparten la lucha por preservar su legado. Así es Colonia del Sacramento, una joyita uruguaya de la que –injustamente- poco se habla aquí en Chile.

Fue fundada por los portugueses en 1680, quienes, tras un siglo de resistencia, finalmente sucumbieron ante el asedio de los españoles, quienes eran muy conscientes de su importancia estratégica.

Y es que su ubicación a los pies del Río de la Plata, justo frente a Buenos Aires, la convertía en un reducto ideal para buscar extender sus dominios.

Hoy, la historia de esta ciudad brota de cada rincón, de cada calle, en especial desde su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995, donde conviven casas de piedra, siguiendo el estilo colonial portugués, con las de ladrillo típicas de la arquitectura española.

Para nosotros fue una grata sorpresa visitarla. Ya antes de viajar a Uruguay habíamos leído algunos diarios de viaje y visto algunas fotos que nos habían abierto el apetito por conocerla. Pero superó nuestras expectativas. A continuación, les contamos cuáles fueron nuestros lugares favoritos, durante los dos días que estuvimos allá en abril.

El encanto de lo antiguo

3_colonia1

Colonia es un paraíso para quienes amamos la fotografía. Ingresar al casco histórico por la Puerta de la Ciudadela (Dirección: Manuel Lobo, 70000 Colonia Del Sacramento) es como transportarse a otra época. Sus calles empedradas, sus plazas bien cuidadas y sus casas bajas y pintorescas, decoradas inconscientemente por enredaderas repletas de flores fucsias encantan a los turistas que buscan relajarse retratando cada detalle con su cámara.

La Casa del Virrey, la Iglesia Matriz, las ruinas del Convento de San Francisco y, sobre todo, la Calle de los Suspiros (donde está también el Atelier de Fernando Fraga), son algunos de los lugares emblemáticos que cualquiera debiera visitar con calma. No hay cómo perderse: el lugar es pequeño y, al entrar por la Puerta de la Ciudadela, se puede encontrar a la izquierda la Oficina de Turismo, donde les darán un mapa con todo claramente indicado.

3_colonia3

La Calle de los Suspiros es hoy una de las postales más reconocibles de Colonia.

Museos con historia

Teniendo en cuenta que el lugar cuenta con nueve museos pequeños centrados en la historia de la ciudad, unos más interesantes que otros, pueden ir al Museo Municipal General (Dirección: Calle Del Comercio 77) y comprar un pase único que cuesta 50 pesos uruguayos (poco más de mil pesos chilenos), que permite verlos todos en un período de 48 horas.

Ojo que cada día cierran un museo diferente. Averigüen bien qué museos quieren ver antes de viajar para que no les coincida la estadía con el cierre. Ah, y no pierdan el pase, ya que deben mostrarlo en la entrada de cada museo para que se los timbren. Todos los museos abren de 11:15 a 16:45, durante todo el año. Acá les dejamos la lista:

  • Museo Municipal Dr. Bautista Rebuffo
  • Museo Casa de Nacarello
  • Museo Portugués
  • Museo Archivo Regional
  • Museo Español (en reparación)
  • Museo Del Azulejo
  • Museo Indígena
  • Museo Naval
  • Museo Paleontológico

Para más información sobre los museos de Colonia: http://www.museoscolonia.com.uy/

Un atardecer mágico

Las puestas de sol en Colonia son hermosas. Cuando estas se aproximan, gente de todo el mundo se aglomera en el Paseo Marítimo para compartir el colorido espectáculo. Con sus termos y mate en mano, contemplan hacia el horizonte del Río de la Plata, donde tímidamente asoma Buenos Aires, para deleitarse de los rayos de sol cruzando el cielo rojo amarillento que se atenúa lentamente.

3_colonia7

Si desean mayor tranquilidad, pueden dirigirse hacia el Faro, emblema de la ciudad con más de 150 años de existencia, donde, si tienen suerte al igual que nosotros, pueden quedarse solos y disfrutar, desde sus 26 metros de altura, de excelentes vistas panorámicas de la rambla y el casco histórico. Son 25 pesos uruguayos (540 pesos chilenos), 120 escalones y no pueden ingresar los menores de 8 años.

Dirección FARO: Calle De San Francisco (entre Plaza Mayor y De San Pedro)
Horario: De 13 horas hasta el atardecer. Fines de semana: 11 horas hasta el atardecer.

Tranquilidad en el Muelle Viejo

3_colonia5

Dentro del recorrido por Colonia, no puede dejarse de lado el Muelle Viejo, también conocido como “Puerto Viejo” o “Puerto Deportivo”, donde se pueden amarrar más de ciento treinta yates que descansan en las tranquilas aguas del río que, a diferencia de Montevideo, se ve de un azul intenso. Aconsejamos usar ahí repelente, ya que hay algunos mosquitos listos para alimentarse, si bien no son una molestia mayor.

Comida para disfrutar 

En Colonia existen varios lugares para comer, para todos los gustos y bolsillos. Recomendamos dos:

Pizzería don Joaquín: en las afueras del Casco Histórico, está este local donde venden pizza cocida a leña, con ingredientes frescos y a buen precio. Abre desde las 20 horas.

Dirección: 18 de Julio 267, Colonia del Sacramento
Sitio web:
 https://www.facebook.com/donjoaquinartesanalpizza/

Ganache Café & Pastelería: ambiente acogedor, buena atención, música lounge y rica comida, combinación perfecta para disfrutar de un momento agradable, además de un buen café, con una vista de lo más pintoresca.

Dirección: Calle Real 178, Colonia del Sacramento
Sitio web: https://www.facebook.com/GanacheColonia/

Transporte y alojamiento

Llegar a Colonia desde Montevideo es fácil. En la estación de buses Tres Cruces, pueden tomar un bus que los deja cerca del centro histórico. Nosotros nos fuimos en uno de la línea COT, muy cómodo, que tenía WiFi y que nos costó 330 pesos uruguayos de ida (unos $7.120 pesos chilenos).

También es posible viajar desde Buenos Aires, en ferry, que tarda unos 50 minutos en cruzar el río. No por nada Colonia es un destino muy popular entre los argentinos, que muchas veces van allí para relajarse (Más información en  http://www.buquebus.com y en https://coloniaexpress.com/ar, donde pueden encontrar buenas ofertas).

En cuanto al alojamiento, nosotros optamos por uno un poco más apartado, pero que estaba a solo unos diez minutos de la parte más turística: la Posada Don Antonio, una especie de casona colonial con piscina –que no usamos-, habitaciones muy limpias y acogedoras, con WiFi gratuito y que funcionaba bien, y un desayuno muy abundante y apetitoso.

Dirección: Ituzaingó 232, Colonia del Sacramento
Sitio web: http://www.posadadonantonio.com/

——

¿Qué te parecieron nuestras sugerencias? ¿Son útiles para Viajar a Dúo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s